La ciudad futura será compacta como Barcelona y no extensa como las de EEUU