Las petroleras elevan sus márgenes a pesar de la caída del precio de los combustibles