En España la tasa de paro supera el 25% pero las chachas son sudamericanas