El gobernador del Banco de Inglaterra desarrolló un plan de rescate global