El Gobierno británico se enfrenta a su primera huelga de funcionarios por la reforma de las pensiones