El gobierno dice que la subida de precios refleja una normalización de la economía