Las grandes constructoras tienen fuera de España el 85% de sus obras, que suman 66.000 millones