Las grandes empresas creen que la tasa de paro de España puede bajar al 8 %