El nuevo golpe a la agricultura española llega de Bruselas: 925 millones menos al año