La nueva ley hipotecaria protegerá más al cliente y retrasará los embargos