Los médicos de familia salen a la calle porque no quieren atender a sus pacientes en cinco minutos