La huelga funcionarial, éxito para los sindicatos y mínima para el Gobierno