La huelga paraliza las minas mientras la UE debate sobre el futuro del carbón