La huelga, contra el turismo