Un huracán económico arrasa con las bolsas de medio mundo