El importe medio de la financiación de los coches se ha reducido en 2.000 euros