Los impuestos a la banca pueden reducir el riesgo de crisis, según Strauss-Kahn