La banca impulsa a Wall Street a su nivel más alto en dos años y medio