El indicador de la coyuntura económica en la OCDE registra la mayor caída desde los años 70