La industria brasileña se desaceleró en noviembre pasado