La inflación de Brasil aceleró hasta el 5,91 por ciento en 2010