La tasa de inflación de la eurozona baja una décima y se sitúa en el 1,6 por ciento