Los ingresos del sector de telecomunicaciones cayeron un 8% en 2012, lastrados por la bajada de precios