Un Boeing 737 Max, inmovilizado en el aeropuerto de Alicante por el veto de la UE