Los intereses sobre la deuda lusa baten un nuevo récord y llegan al 7,63 por ciento