Los intereses de los bonos lusos a dos años se disparan a más del 10,5 por ciento