Los intereses de la deuda aprietan aún más el cerco a Portugal