Los altos intereses a corto plazo estrechan el cerco a Portugal