La gran banca internacional necesita 3.900 millones de euros para cumplir con Basilea III