El fiscal se opone a intervenir comunicaciones de Blesa y recuerda que la Guardia Civil tiene ya 8.777 e-mails