La inversión en energía renovable superó la de los combustibles fósiles en 2008