El ahorro y la inversión de los hogares europeos continúan bajando