Los inversores extranjeros ya tienen más de la mitad de la deuda española