Los islandeses rechazan por segunda vez pagar una indemnización por la quiebra de un banco