El jarro de agua fría del Bundesbank