60 kilómetros sobre una burra para denunciar la falta de transporte