La Palma es mucho más que el volcán: el 92% de la isla bonita es segura y quiere turistas