Las plazas latinoamericanas mantienen el alza, pese al desaliento en Wall Street