Los países latinoamericanos consideran que el acuerdo del G-20 respalda sus tesis