Los legisladores estadounidenses renuncian a su aumento salarial de 2010 ante la crisis