Los líderes europeos calientan motores