Sin lista negra el reto es que los paraísos fiscales cumplan sus compromisos