La transformación de la Gran Vía de Madrid devuelve a la Loba Capitolina al emblemático Hotel Roma