La localización de los suelos rústicos urbanizables contará para fijar su valor catastral