El mal tiempo vacía los comercios