Las ventas de maquinaria demuestran que el sector agrario resiste la crisis