El paro marca un nuevo récord, pese a que las afiliaciones volvieron a crecer