En marzo y abril se gastaron 600 millones más en gasolina que en 2010