Las matriculaciones de turismos en Europa cayeron un 4,9 por ciento en 2010