Los cuatro más ricos de España tienen 60.000 millones de euros